Número actual

Vol. 1 Núm. 02 (2019): Estudios para proponer el aumento salarial 2020

En este número publicamos los resultados del estudio para proponer el aumento al salario mínimo en 2020, se destaca que estos aumentos no han sido causa fundamental de la inflación y se propone continuar con una política tendiente a recuperar el poder adquisitivo. También se publican trabajos orientados a revisar las causas subyacentes de los problemas estructurales actuales que repercuten en el mundo laboral.

 

Imagen de Portada: "Trabajadores Digitales" Diana Arellano/Ian Márquez

Publicado: 2020-02-20

Coyuntura

Ver todos los números

Este Observatorio Internacional de Salarios Dignos (OISAD) tiene como objetivo principal realizar periódicamente el estudio de los niveles salariales en México. Este estudio es a través de una comparación de trabajo utilizando los valores de la Paridad de Poder Adquisitivo de 34 economías, la cual publica el Banco Mundial, con el fin de generar información estratégica para la toma de decisiones.

De igual manera se trata de atacar los siguientes 4 Objetivos de Desarrollo Sostenible que estipula la ONU:

          

El Observatorio Internacional de Salarios Dignos (OISAD) es un proyecto permanente de colaboración multidisciplinaria conformado por un equipo de investigadores de la Universidad La Salle México, y La Alianza Global Jus Semper a partir de 2019. El proyecto nace como resultado de la inquietud de ambas partes por desarrollar un espacio de investigación que aborde con la debida profundidad y rigor académico las condiciones salariales en el mundo, tanto desde la perspectiva global como doméstica. El proyecto se aboca a valorar y situar a los salariales reales respecto a lo que debe de ser un salario digno para cada economía y para cada actividad laboral en un mundo globalizado. El proyecto realiza su labor partiendo del contexto de que en el actual mundo globalizado, existen estructuras que impiden que granes porciones de la población en el mundo no disfruten de remuneraciones dignas, debido a estructuras sistémicas que han provocado que la participación del trabajo en la economía se vea reducida cada vez más desde hace décadas