Volver a los detalles del artículo Beethoven, Herder y Goethe: la humanidad divina como Prometeo